El sábado 26 de agosto disfrutamos de una ceremonia mágica en la Finca San Miguel donde Bea y Quique fueron los protagonistas. Desde Dulce Compañía aportamos nuestro granito de arena para que fuese un evento aún más especial.

Bea estaba espectacularmente guapa con un vestido diseñado en especial para ella por nuestros amigos de Amarca Atelier, apostó por lo seguro y acertó al 100%. Le acompañaron al altar su hijo Mateo y su sobrino Pablo quienes anunciaban su llegada con una sopresa para Quique…

Antes de la ceremonia los invitados pudieron disfrutar de una recepción con limonada y este puesto de “Bienvenida” donde podías encontrar cubretacones y un cartel pintado a mano taaaaan bonito…

El lugar donde se celebró la ceremonia contó con adornos de notas musicales, muy representativo para esta pareja y letras de luces con sus iniciales. Una ceremonia muy íntima y emotiva en un día espectacular donde no podía faltar la música en directo.

Letras de Luces – Dulce Compañía

Bea y Quique ya han escrito juntos una bonita historia de amor y comparten un hijo maravilloso que es Mateo. En este día han querido realizar una ceremonia muy especial haciendo algo que les flataba hacer en común: plantando un árbol.

En Dulce Compañía no solo pensamos en los novios sino también en sus invitados, por esa razón preparamos unos detalles prácticos y que puedan llevarselos para recordar este día tan especial. Entre ellos contamos con sombreros personalizados para el día soleado, con gafas de sol, paipai, pañuelos…y como no, conos de arroz para desearles un matrimonio repleto de felicidad.


Además de todos estos detalles tan bonitos, también contamos con una espectacular mesa dulce y salada que contaba con brownies, mini donuts ,(FreeHeart, cómo no ;)) palomitas, aceitunas, frutos secos, etc. Todas estas cosas acompañadas de una decoración ideal para esta boda tan divertida, una mesa dulce que te dan ganas de probar nada más verla.


Y por último, una Zona Infantil donde los más pequeños no pararon de jugar en toda la tarde ¡Súper divertido!

Mientras tanto los adultos disfrutaban de un fiestón súúúúúúúúúúper divertido y firmando en unos corazoncitos de madera que luego formarían este precioso cuadro que Bea y Quique tendrán en casa de recuerdo para siempre.

Desde aquí queremos agradecer que hayan contado con nosotras para este día tan especial para ellos. Nos encanta hacer las coas con todo el cariño del mundo y si encima son personas con cercanía nos volcamos con mil amores. Les deseamos lo mejor y que sean muy felices.

Millones de besos.