A Sara y Nau, los conocimos casi un año antes de su boda, llegaron a nuestro estudio nerviosos y con mil ideas en la cabeza pero con las cosas muy claras: sabían lo que querían y sobre todo lo que no querían, algo muy importante para empezar a organizar su boda. Desde el primer día nos dimos cuenta que el 8 de agosto de 2015 no sería un día cualquiera para nosotras, y muchísimo menos para ellos, que estaban implicados al 100% en que todo fuera perfecto. Apostaron por confiar en nosotras al máximo, durante los meses siguientes nos dejaron trabajar con total libertad siguiendo sus pautas, cada vez que venían a vernos no podíamos parar de reír con las locuras de Nau y sus “¿pero qué dices?” “Chicas, por favor, díganle que no, ayúdenme” como respuesta a los “Ayy que me encanta” “Lo quiero Nau, lo quiero” de Sara. Trabajamos duro y en equipo para que todo fuera perfecto, y cuando llegó el gran día no pudimos hacer más que disfrutar y compartir con ellos la felicidad que contagiaban con sus enormes sonrisas, cada detalle hablaba de ellos, de su historia y de las ganas enormes que tenían por disfrutar y pasarlo en grande.

f7910dd1586e7865f9867d34e99324cf

b7c6cbd12c9390106f7f37b397cb7f5c

fdfb44393672e5959781b214308265a4          13b8e0fd41c17218917a69235cf9fd29

d6b4a6076a3c1264a935e28495561803    caricatura

9bd5220c2247ce0682158514f7c16f9c

ee0454af597aa26f48f50c7644b1e967   13ed93432936e3adc79776e9168abae6

a75cbe90e87413096e9ebc0a88978d5a

Este fue el resultado, así se convirtieron en marido y mujer los Señores Perdigón.

Fotos @carodefresa